fbpx
Más sobre la estimulación temprana
Descripción: Macintosh HD:Users:Chu:Desktop:lubomirkin-XKpPsuuGE_Q-unsplash.jpg

El verano se presta para jugar con el agua y disfrutar del buen tiempo.¿ Y qué mejor que un juego refrescante?

Sin complicarnos la vida y con algún material de casa podemos empezar el juego.

Disponer de diferentes barreños suficientemente grandes para que pueda entrar y salir.  Cubos , cazos, cucharas, tubos, probetas, coladores, embudos, globos de agua,… el material es infinito y la creatividad se multiplica.

Un ratito al día, en la sombra para no sufrir quemaduras, podemos ayudar a potenciar enormemente la coordinación y la psicomotricidad fina jugando con el agua.

Se trata que el pequeño se moje y empape su entorno. Llene, vacíe, salpique, y moje todo lo que se antoje. 

El simple juego de intentar rellenar otros recipientes más pequeños, utilizar embudo o colador,… requiere de una precisión considerable.

Además podemos aprovechar para iniciar juego simbólico como si estuviéramos cocinando o en un laboratorio de experimentos

Cada cual que le de su toque personal y deje volar su imaginación. Estoy segura que el resultado será maravilloso.

Carmen Romero, psicóloga infantil, experta en estimulación temprana.

2 pensamientos sobre “Un juego refrescante”

  1. Los juegos en verano son los más divertidos. Aquellos en los que nuestros pequeños tiene que darse un buen chapuzón si ganan o pierden, o los juguetes que interactúan directamente con el agua o cerca de ella, suelen traer los recuerdos más bonitos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *