Descripción: Macintosh HD:Users:Chu:Desktop:lubomirkin-XKpPsuuGE_Q-unsplash.jpg

El verano se presta para jugar con el agua y disfrutar del buen tiempo.¿ Y qué mejor que un juego refrescante?

Sin complicarnos la vida y con algún material de casa podemos empezar el juego.

Disponer de diferentes barreños suficientemente grandes para que pueda entrar y salir.  Cubos , cazos, cucharas, tubos, probetas, coladores, embudos, globos de agua,… el material es infinito y la creatividad se multiplica.

Un ratito al día, en la sombra para no sufrir quemaduras, podemos ayudar a potenciar enormemente la coordinación y la psicomotricidad fina jugando con el agua.

Se trata que el pequeño se moje y empape su entorno. Llene, vacíe, salpique, y moje todo lo que se antoje. 

El simple juego de intentar rellenar otros recipientes más pequeños, utilizar embudo o colador,… requiere de una precisión considerable.

Además podemos aprovechar para iniciar juego simbólico como si estuviéramos cocinando o en un laboratorio de experimentos

Cada cual que le de su toque personal y deje volar su imaginación. Estoy segura que el resultado será maravilloso.

Carmen Romero, psicóloga infantil, experta en estimulación temprana.

2 pensamientos sobre “Un juego refrescante”

  1. Los juegos en verano son los más divertidos. Aquellos en los que nuestros pequeños tiene que darse un buen chapuzón si ganan o pierden, o los juguetes que interactúan directamente con el agua o cerca de ella, suelen traer los recuerdos más bonitos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Descárgate el Ebook Gratuito

Impulsa el desarrollo de tu bebé

El papel de los padres en el desarrollo y la educación de los hijos es determinante. 

Somos los que podemos ayudar a nuestros hijos a desarrollar todas sus capacidades de forma adecuada