¡Enséñame y aprenderé!

La capacidad para absorber conocimientos es inversa a la edad. Durante los primeros seis años de vida, el cerebro realiza la mayor parte de su desarrollo, sobretodo, de forma espectacular durante los tres primeros años. Por eso, los seis primeros años de vida tienen un valor extraordinario. Es más fácil enseñar a leer y transmitir conocimientos sobre diferentes temas, a un niño de un año que a uno de seis.
Sin embargo, la mayoría de niños …Leer más

La mayor estimulación

Habla desde el primer día a tu bebé. Explícale todo lo que pasa en su entorno. Poco a poco, sin darte cuenta te entenderá y cada vez te pedirá más hasta llegar a contenidos tan sofisticados que te costará responder.
Hablar, explicar y resolver las dudas de nuestros pequeños es lo que les hace crecer. Entablar una relación de intercambio de conocientos enriquece y fortalece el vínculo afectivo.
Es un grave error pensar que debemos esperarnos a …Leer más

La mejor “profe”

En el aprendizaje cuando hay interés, hay éxito asegurado. Por eso los niños aprenden con tanta facilidad, porque tienen interés por todo lo que desconocen. Además existen las preferencias personales de cada niño, que debemos conocer para profundizar con nuestros pequeños y así aumentar sus conocimientos y su capacidad intelectual. Por ejemplo, si le gustan los perros, hablaremos de ellos, de las distintas razas, de sus cualidades, etc,…
Nadie conoce mejor a su bebé que una …Leer más

Desarrollo intelectual

Un bebé desde que nace tiene una gran capacidad de absorción de conocimientos que con la edad se va perdiendo. El bebé al nacer no conoce su entorno, ni sus cuidadores, ni siquiera el idioma que le envuelve. Pero en un año, todo eso es pan comido para él. Se convierte en un gran experto de todo lo que antes desconocía.
Debemos aprovechar esa capacidad que tiene, para enseñarle y saciar sus ganas de aprender.De la …Leer más

¡Quiero educar!

Educar es una muestra de afecto y amor. Significa que nuestro bebé nos importa y trabajamos día a día para que sea un ser mejor y feliz.
Poner límites forma parte de la educación si queremos facilitarle un buen desarrollo social y emocional. Aunque no debemos precipitarnos, es a partir de los dos años cuando el bebé ya está preparado para comprender que sus conductas tienen unas consecuencias.
Para una buena educación, lo primero es estar bajo …Leer más