Más sobre la estimulación temprana

 

vinculo afectivoEl ser humano viene definido desde el momento de su concepción por su genética. Poco a poco el ambiente toma un papel muy valioso que influirá enormemente en el desarrollo del individuo.

Ya desde el vientre de la madre el bebé depende de su ambiente para desarrollarse adecuadamente. Durante el embarazo, la alimentación, el estado de salud de la madre, incluso el estado psicológico influyen en el bebé.

Más adelante, una vez lo tenemos entre nosotros, debemos sentirnos responsables del ambiente que le proporcionamos. Un ambiente en el que cubramos sus necesidades, tanto físicas como emocionales e intelectuales. El bebé necesita comer, sentirse querido y vivir en un ambiente con estímulos suficientes que le hagan crecer.

Por eso es tan importante le papel de los padres, que son los responsables de cubrir esas necesidades y facilitar a la genética, con un buen ambiente, que el bebé se desarrolle correctamente, hasta el punto de potenciar al máximo las capacidades del bebé.

La genética y el ambiente se deben trabajar y moldear con la educación y estimulación para conseguir personas más capaces.

Carmen Romero (psicóloga especialista en estimulación temprana)