Más sobre la estimulación temprana

Estimulacion tempranaLa capacidad para absorber conocimientos es inversa a la edad. Durante los primeros seis años de vida, el cerebro realiza la mayor parte de su desarrollo, sobretodo, de forma espectacular durante los tres primeros años. Por eso, los seis primeros años de vida tienen un valor extraordinario. Es más fácil enseñar a leer y transmitir conocimientos sobre diferentes temas, a un niño de un año que a uno de seis.
Sin embargo, la mayoría de niños se inician de forma tardía en la lectura y en el aprendizaje en general.Parece que no es suficiente que el adulto necesite el feedback inmediato de comprensión por parte del niño para confirmar que ha aprendido. Sin embargo con niños pequeños eso no es posible ya que su capacidad de comunicación es limitada. Debemos pensar que cuando les estamos enseñando a hablar, lo hacemos sin que ellos nos contesten. Seguimos hablando porque sabemos que poco a poco nos entiende mejor. Este aprendizaje se basa en la comunicación oral, pero de la misma manera podemos enseñarles por comunicación escrita, es decir, palabras, frases, etc,… o por imágenes que les proporcionen información.
La lectura no se trabaja con los pequeños hasta la edad escolar, sin tener en cuenta que  de 0 a 3 años es el periodo en que el niño aprende con mayor facilidad. Por eso, debemos adelantarnos para asegurar mejor aprendizaje y crecimiento intelectual.

La adquisición de nuevos conceptos  y la lectura, potencian el desarrollo intelectual del bebé. Es muy beneficioso iniciarse en edades tempranas con un buen método que combine conceptos intelectuales y de lectura.

Cualquier método es bueno siempre que se tengan en cuenta las cualidades de los más pequeños y se adapten las herramientas a sus capacidades para que puedan asimilar los contenidos con mayor facilidad.
Anímate y empieza con tu bebé!

Carmen Romero, psicóloga infantil, especialista en estimulación temprana.